Lucía Botella Supera la depresión

Hola, soy Lucía Botella, creadora de Borra la Depresión

Desde pequeñita siempre se me ha dado bien escuchar a los demás y en la medida de mis capacidades guiarlos hacia un estado de mayor bienestar

 

Tenía unos 16 años cuando me di cuenta que algo estaba pasando en mi. Recuerdo que estaba en casa de mi abuela y mis padres se habían ido de viaje. Una tía mía empezó a decirme que no me veía bien, que a mi me pasaba algo. Empezó a apretarme hasta que al final rompí a llorar. Cuando llegaron por la noche mis padres de viaje, mi tía llamó a mi madre y le contó lo que me había pasado. Y mi madre me dijo que si quería ir al psicólogo y le dije que si. En ese momento no me dí cuenta de lo valiente que estaba siendo. Eso es algo que aprendí con el tiempo. Pero esto empezó antes. Ese solo fue el momento en el que yo me di cuenta

 

Es curioso pero cuando tomas consciencia de algo y te das cuenta de lo que te pasa, un montón de cosas de tu vida empiezan a tener sentido. Empiezas a entender porque te sentías mal sin aparente causa, porque la vida te venía grande y había días en los que levantarse era un esfuerzo colosal. Porque la gente me decía que pasaba de todo, cuando yo en mi interior sentía justo lo contrario, que tenía tanto dolor dentro que a veces era incapaz de soportarlo. Y lloraba, lloraba mucho. La incomprensión era mi pan de cada día.

Estuve yendo al psicólogo durante un año. Y cada vez que salía de allí me sentía peor y no me gustaba. En ese momento todavía no sabía que a veces los cambios duelen y salir de una depresión no es un camino de rosas, por eso hay gente que prefiere tomar medicamentos y no mirarse así mismo. Porque mirarte a ti y dentro de ti, duele. Y quien piense que solucionar sus problemas internos es fácil y no va a tener que enfrentarse a si mismo. Se autoengaña.

 

Después de un año en terapia mejoré muchísimo, pero todavía había como un halo negro sobre mi. Algo que no me dejaba ver del todo la luz. Entonces empecé a interesarme un poco más por las terapias alternativas y la espiritualidad

 

Todo esto no fue de hoy para mañana, tuve mi proceso. Y cuando tenía 21 años, hice un curso de terapia energética, que a día de hoy puedo decir que me cambió la vida. 

 

Al poco de hacerlo empecé con ataques de ansiedad. Visto con perspectiva, ahora me doy cuenta que la terapia energética lo que hizo fue descorcharme, como si fuese una botella de champagne. Empezaron a salir todos mis miedos, era como haber almacenado mucha basura dentro de mi durante muchos años y ahora por fin salía. Como ya he dicho, cuando esto pasa, no es bonito, incluso puede parecer algo malo. De hecho en ese momento yo quería morirme, de verdad, literal, solo quería estar en paz y que la ansiedad parase


Pero todo forma parte del proceso. A día de hoy soy una persona mucho más fuerte que antes, aprecio la vida en cada momento. Y he aprendido que aunque a veces las cosas se ven totalmente negras, siempre hay un aprendizaje detrás que solo vemos con el tiempo

Lucía Botella Supera la depresión

La depresión me ha dado una nueva perspectiva de la vida. Me ha hecho apreciar lo que es realmente importante y lo que no. Es increíble la de cosas que te puede enseñar si estás dispuesto a aprender. Estoy agradecida a la depresión y a la ansiedad, porque sin ellas no sería la persona que soy hoy

 

A nivel profesional di muchas vueltas hasta decidirme por lo que realmente me gusta, que es acompañar a las personas hacía una mejor versión de si mismas. Estudié Salud Ambiental y trabajé como educadora ambiental con niños un tiempo. También trabajé como promotora. Esos trabajos hicieron que perdiese el miedo a relacionarme con la gente. Y mientras tanto daba alguna charla sobre Ho’oponopono, la primera fue en mi casa con unas amigas, luego una amiga me ofreció darla en una asociación de personas con enfermedad mental. Y al final terminé trabajando en esa misma asociación. Tengo que decir que aprendí mucho sobre los usuarios y las enfermedades mentales. Y hasta ahora, que me decidí por fin a hacer lo que amo. Acompañar a las personas y las terapias alternativas. 

Formación